Archivo | Uncategorized RSS for this section

ESTAFADORES PROFESIONALES.

Los gobiernos mundiales están gobernados por culebreros de plaza de pueblo.

ElCulebreroMayor

Esta expresión me suena adecuada para entender a los técnicos bancarios que han construido papeles equivalentes a envases rellenos de aire, para venderlos como si estuviesen llenos de piedras preciosas.

En la primera década del siglo se los llamó ´hipotecas basura´, como recordará el lector.

Aguantó mientras aguantó, hasta que al final se cayó el mundo como un castillo de naipes en la tormenta.

Lo más escabroso es que cuando se descubrió el juego no les pasó nada porque estaban asociados con los gobiernos, fiscales, jueces, legisladores y la red financiera.

¿Qué mejor nombre merecen? Quizás genocidas, porque estos chistecitos han desestabilizado economías, familias y vidas produciendo trastornos mentales y muertes.

La moda de la sociedad del momento es que los gobiernos están gobernados por culebreros de plaza de pueblo.

Como la gente que regresa del trabajo está cansada antes de llegar a su casa, en la plaza pública se encuentran con un palabrero al que le es imposible mantener la boca  cerrada, por lo cual lo que dice se vuelve un disparate cada vez más grande.

– ¿Sabe Usted disparatar, decir sin parar cosas sin sentido?

– Sí.

– Está contratado.

El secreto de la técnica del culebrero es que por no parar nunca de hablar, llena de imágenes la cabeza de la gente que no entiende lo que se le está diciendo y se deja embaucar.

Se quedan con alguna de las frases y terminan comprando el artículo.

En las universidades de los culebreros aprenden que lo importante es que el cliente se quede con alguna frase.

El nunca suficientemente condenado Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, tenía este conocimiento.

El inconsciente mismo está sostenido por la repetición de las palabras que lo habitan. Por eso es tan sensible a la misma. Repita y convencerá.

Dijo su conocida frase: “Una mentira repetida mil veces se vuelve verdad”.

La necesidad de la ´post verdad´ en este tiempo es que ayuda a sostener esta distorsión subjetiva.

Si convertimos cualquier cosa en verdad por el hecho de que hace mucho ruido entre nuestras orejas, es necesario que la idea de verdad cambie para que el sujeto no sienta que le están vendiendo gato por liebre: ahí es impagable la utilidad de la post verdad. Si cualquier cosa puede ser verdad, la verdad es lo que hace más ruido.

Anuncios

RELATO DEL PERSONAJE DE UNA PROFESORA DE LINGÜÍSTICA A QUIEN LE DIAGNOSTICAN UN ALZHEIMER, en la película ´Still Alice´. *

COLLAGE 2

“Buenos días.

Es un honor estar aquí. La poetisa Elizabeth Bishop una vez escribió “el arte de perder no es tan duro de dominar. Muchas cosas parecen fallar con el intento de la pérdida, pero la pérdida no es un desastre… “

Si la pérdida no es un desastre es porque hay una vida digna en la pérdida. El perdido no deja de vivir. Surge la pregunta de qué entiendo por vida, para que siga presente, aún en la falta de objetos. Un mundo de formas desconocidas. ¿Qué se puede vivir en ese mundo?

Quizás el conocimiento del santo, que sólo hay una forma en el mundo, que nos hace ser. Y el Alzheimer del mundo perdido podría seguir generando el ser, el puro ser de la existencia.

No soy una poetisa., soy una persona viviendo con Alzheimer prematuro  y como esa persona, me he hallado aprendiendo el arte de perder, cada día. Perdiendo mis pertenencias, perdiendo objetos, perdiendo el sueño, pero principalmente perdiendo recuerdos.

Creo que trataré de olvidarme que eso ha pasado. Toda mi vida, he acumulado recuerdos, vienen a ser de alguna manera, mi más preciada posesión. La noche que conocí a mi esposo, la primera vez que tuve mi libro de texto, en mis manos. Teniendo a mis hijos, haciendo amistades, viajando por el mundo.

Todo lo que he acumulado en la vida, todo por lo que trabajé, ahora todo eso me ha sido arrancado. Como pueden imaginar, o como pueden saber, esto es el infierno. Pero se pone peor.

 ¿Quién nos tomaría en serio, cuando estamos tan lejos de lo que una vez fuimos? Nuestros extraños comportamientos, nuestros titubeos, cambiando la percepción de nosotros.

Nos convertimos en ridículos, incapaces, cómicos, pero esto no es lo que somos. Esto es nuestra enfermedad, y como cualquier enfermedad, tiene una causa tiene una progresión, y podría tener una cura.

Mi mayor deseo es que mis hijos, nuestros hijos, la próxima generación, no se enfrente, con lo que estoy enfrentando.

Pero por el momento sigo viva, sé que estoy viva. Tengo gente que quiero en serio, tengo cosas que quiero hacer en mi vida. Luchar contra mí, por no ser capaz de recordar cosas. Pero sigo teniendo momentos en el día de pura felicidad y alegría. Y por favor, no piensen que estoy sufriendo. No estoy sufriendo, estoy luchando.

 Luchando por ser parte de las cosas, por seguir conectada con quien fui una vez. Viviendo el momento es lo que me digo, es realmente todo lo que puedo hacer. Vivir el momento y no exigirme demasiado por dominar el arte de perder. Una cosa de la que, si trataré de acordarme, es el recuerdo del discurso que di hoy.

Se irá, sé que lo hará, quizá para mañana, pero significa mucho el hablar aquí hoy, como mi vieja y (ambiciosa, yo) , que estaba fascinada por la comunicación.

 Gracias por esta oportunidad, significa el mundo para mí.” *

Si la pérdida no es un desastre, como dice Elizabeth Bishop, es porque hay una vida digna de ser vivida en la pérdida.

Si el perdido no deja de vivir, surge la pregunta de qué entiendo por vida, para que siga presente, aún en la falta de objetos del mundo.

¿Se puede vivir en un mundo de formas desconocidas?

Por la vía contraria, al ser todas desconocidas, se produciría una simplificación: Hay una sola forma.

En el inconsciente, por ejemplo, no es que no haya tiempo, sino que es un tiempo eterno.

En la literatura antigua de la India no hay una preocupación cronológica, como en la occidental.

Borges entiende que ellos miran el mundo más como una entidad mágica, un mundo de formas simbólicas que se encadenan y se producen unas a otras. Miran más el tiempo de las combinaciones en el camino de los hombres, que el almanaque.

Da a entender que eso corresponde a una mayor sabiduría de vivir, un mayor conocimiento de en qué mundo nos toca vivir.

No es que Freud fuera especialmente pesimista, es que veía que toda ilusión cae.

Quizás sea el conocimiento del santo que siente que sólo hay una forma en el mundo, la que nos hace ser.

Para el santo religioso es Dios, para el psicoanalista lacaniano, el lenguaje.

El lenguaje es un juego de colores, montado sobre una estructura mecánica.

Enfrentado a la visión del mecanismo, por efecto de la pérdida, no por eso deja de ser algo sujetado al lenguaje.

Nos acordamos de aquel cuadro de Dalí en el que, debajo de la lengua de mar que llega hasta la playa, se hallan escondidas, como bajo la alfombra de una aseadora perezosa, un montón de cachivaches.

Y el Alzheimer del mundo perdido podría seguir generando el ser, el puro ser de la existencia.

 

VIDA Y MUERTE.

MACHADO

Antonio Machado

Mi pueblo blanco.

“Si el sacristán ha visto morir de viejo al cura y el cura al sacristán:

…Yo me pregunto para qué nace la gente

Si nacer o morir es indiferente”. ´

Simone de Beouvoir         Simone de Beauvoir:

” ¿Por qué vale la pena vivir con todos sus azares, con todos sus esfuerzos si finalmente nos espera la muerte? ”

Plinio el Viejo, consultor romano, le contesta a través del tiempo:

“Lo que vale la pena es el camino.”

Por todo eso

HEIDEGGER            Heidegger anota que hay que andar:

“Sin temor y sin esperanza.”

No quiere decir que tengamos que andar desesperanzados, melancólicos. Quiere decir que hay que ir sin delirios de inmortalidad.

Nos recomienda desembarazarnos de la tendencia a idealizar las cosas. De aprender a sentir la maravilla de estar aquí, sin llenar todo de una luz demasiado fuerte que hiere los ojos.

horacio    También está Horacio el romano que nos dejó la sentencia:

´Áureas Mediócritas´.

El oro está en el medio.

Rescata la ´grandeza´ de lo pequeño.

El oro está en las pequeñas cosas.

Nos previene también del exceso de brillo de las cosas.

Las cosas brillan por sí solas, por el hecho de existir. Agregarles más brillo hace perder el valor de su existencia.

220px-Retrato_de_Fray_Luis_de_León

Fray Luis de Leon, el español, con su:

´Beatus ille´.

El bienestar en la naturaleza:

….no quiero ver el ceño

vanamente severo

de quien la sangre ensalza o el dinero…. ´

Me quedo pensando en la forma en que describe el ceño de los que están en asuntos de guerra o de negocios.

Lo describe como “vanamente severo”.

Los que tienen las manos sucias de sangre tienen este ´ceño´.

Entiendo que esos tipos no estén para risas, que su gesto sea severo, sin embargo, que sea ´vano…´; no sé qué ´entender´.

Algo vano es algo que sobra. Quizás se refiera al peso moral producido por el pecado cometido, al peso del sentimiento de culpabilidad, de unos principios éticos que han sido violados.

Constata Fray Luis que están condenados a tener un espíritu severo, pesado.

En el ejemplo del asesino napolitano enfrentado al capitán Ala Triste, en la novela homónima.

Entre los dos personajes, ambos asesinos juntos en un equipo por encargo, se ve una diferencia:

En Alatriste, un fondo ético le hace fallar en el trabajo y queda de enemigo con el compañero que no tenía esas consideraciones.

En este nuevo enemigo no va a hallar ningún fondo moral; es un ser al que le resulta indiferente el mal causado en su labor.

Un gesto ´vanamente severo´ es de lo que te liberas en la vida de campo que ama el autor: ´lejos del mundanal ruido´.

Vale decir que para Fray Luis lo vano se extiende a todo lo mundano. No es que no haya cosas serias en lo mundano, sino que todo lo mundano es vano.

Considera banal todo lo que sobra más allá de la vida campesina.

Mientras otros sufren en las pujas citadinas, él toca la flauta bajo un árbol con una copa grande y verde. Bebiendo vino tinto con pan de jamón y tomate.

 

ALEMÁN. “RÍO INCURABLE”. POESÍA.

jorgeAleman-02

“Ahora que estás sola en aquella orilla y estoy solo

en este escrito y se sabe al fin que el fuego que nos

abrazaba era solo humo escondiendo el abismo.”

Está bien creer en el amor.

Ahora, ante el abismo, no me pidan que crea en la inmortalidad.

 

EL PSICOANÁLISIS ES PARA SANOS.

lenguaje-pensamiento

El psicoanálisis está hecho para las neurosis y neuróticos somos todos en cierto sentido.

Por un lado, todos los seres humanos estamos hechos en un molde de un conflicto afectivo, porque su inconsciente está armado sobre la prohibición de un deseo.  En ese sentido somos portadores constitutivos de cierta neurosis, de ciertos sentimientos encontrados.

La neurosis como enfermedad mental, es esta naturaleza conflictiva del ser humano, exagerada, sacada fuera de medida.

Por ejemplo, yo puedo sentir un dolor por un cierto sentimiento, a partir de equis situación que me resulta difícil por cosas del pasado que todavía repercuten en el presente. Es lo normal. Lo patológico empieza cuando ese dolor se vuelve una condena. Cuando en lugar de desaparecer, de disminuir en unos días, se hace tan fuerte que me desborda y me lleva a un estado que compromete mi estabilidad emocional.

Para los problemas normales y comunes que las personas se encuentran en la vida Freud inventó el psicoanálisis, que resulta curativo cuando se le salen de las manos.

Esto no está lejos de la salud como puede verse.

Por eso decimos que el tratamiento psicoanalítico es para sanos.

Esa vaina del ´complejo de Edipo´ de Freud, todavía funciona.

Amamos al padre del sexo opuesto y odiamos al del propio sexo. Estructuralmente sigue funcionando más allá de los imaginarios de género que en este tiempo son cualesquiera y ninguno, dentro del esquema del posmodernismo.

 

CHICOS MARKETING.

La mirada sobre sí.

 NinosMarketing635

Debido a una elaboración cultural de los últimos 30 años, el sujeto de las causas; la persona que ante sus propias acciones podía preguntarse a sí mismo por qué las había hecho; el ejercicio del pensamiento, que consistía en mirarse a sí mismo; ha desaparecido.

Después de este ejercicio sostenido a través del tiempo, la autocrítica para adentro  se ha convertido en el ejercicio de constatar si las propias conductas coinciden con las de una tablilla de marketing.

La belleza, por ejemplo, está codificada dentro de las formas del comportamiento. Vemos esas películas de la TV en que aparecen un ramillete de muchachas ´divinas´, encantadas de haberse conocido, todas espléndidas, rubias o morenas, todas sin personalidad propia.

Son como son, triunfadoras, bellas, con buena expresión corporal. Sin embargo, si miramos con un poco más de detenimiento, vemos que esos bellos cuerpos carecen en realidad de cuerpo, ese espléndido triunfo no tiene un sostén real; esa belleza es el émulo de la criatura del Dr. Frankenstein, que juntó los mejores pedazos, para armar su amado muñeco cargado de vida.

Esto ocurre porque en ellas ha sido censurado el pensamiento que, a nuestro entender, se basa en la mirada sobre sí. La autocrítica.

 

DISPENSABLES

DESCARTABLES.

neoliberalismo_destruccion_conquistas_sociales_laborales

En el modelo del neoliberalismo hay cosas indispensables y otras que no lo son sino que son, por  el contrario, ´dispensables´.

Me ha impresionado el adjetivo ´dispensable´ y me he quedado dándole vueltas.

Dispensable significa descartable. Aquella persona o cosa que, cuando desparece, no se pierde nada.

El abandono de cierto humanismo en el modelo económico empieza con las bombillas, que antes duraban años y ahora sólo meses.

Antes en todo bien de uso se procuraba su calidad.

Con las bombillas empieza la era de la ´obsolescencia programada´. Se prescinde de la humanidad cargando el costo sobre las personas.

Se invierte el valor esencial de la economía útil para el hombre, al del hombre útil para la economía.

Sin embargo ¿Qué hay de mayor importancia para el ser humano que el propio ser humano? No podemos estar de acuerdo con esta concepción.

Queda atrás el modelo de combinar utilidad con ganancia, siendo reemplazado por ganancia a cualquier costo.

Los que no caben en el nuevo modelo económico, son dispensables.

– ¡Pero son humanos! Puede decir alguien.

– Casi humanos, dispensables, podríamos contestar.