Archivo | indignados RSS for this section

LA DENUNCIA DEL “OKUPA GLOBAL”: “Hay algo podrido en Dinamarca”.

El movimiento de protesta de los Indignados se debe a:

1. ¿Una reacción irracional  en que se pide la democracia que ya se tiene?

2. ¿Una crítica socio política?

3. ¿Una reacción biológica de la sociedad insatisfecha?

Entre las respuestas que suelen barajar los analistas nos inclinamos por la reacción biológica, pero en un sentido simbólico.

Cuando se habla de causa biológica se quiere decir que hay entre los manifestantes una reacción visceral producida por una visión de las cosas que se hace sentir como cuando Hamlet sin poder expresarlo de un modo más concreto dice: —Hay algo podrido en Dinamarca, o también como en el Edipo de Sófocles: — Todo iba bien en Tebas y sin embargo el malestar crecía entre sus ciudadanos. Era algo inconsciente.

Todo va bien, la globalización funciona… Mmm… la democracia funciona, es el menos malo de los sistemas… Mmmm… la cultura funciona… Mmm. Sin embargo nos pasa como en Tebas y en Dinamarca, algo huele a podrido.

A esto se lo llama biológico, creemos que con razón, pero en un sentido más simbólico.

Es “biológico” porque se parece a una falla en el metabolismo celular que se expresa en todos los lugares del cuerpo social. Se lo podría llamar un factor estructural como es el orden simbólico en la sociedad.

Algo anda mal en el metabolismo de la célula social humanita y la denuncia del Okupa Global lo señala.

Desde el punto de vista de la teoría del significante podríamos decir que hay algo del orden de la psicosis, una falta de lugar para la dignidad en la sociedad que nos hemos dado y que habría que cambiar.