Archive | marzo 2018

RELATO DEL PERSONAJE DE UNA PROFESORA DE LINGÜÍSTICA A QUIEN LE DIAGNOSTICAN UN ALZHEIMER, en la película ´Still Alice´. *

COLLAGE 2

“Buenos días.

Es un honor estar aquí. La poetisa Elizabeth Bishop una vez escribió “el arte de perder no es tan duro de dominar. Muchas cosas parecen fallar con el intento de la pérdida, pero la pérdida no es un desastre… “

Si la pérdida no es un desastre es porque hay una vida digna en la pérdida. El perdido no deja de vivir. Surge la pregunta de qué entiendo por vida, para que siga presente, aún en la falta de objetos. Un mundo de formas desconocidas. ¿Qué se puede vivir en ese mundo?

Quizás el conocimiento del santo, que sólo hay una forma en el mundo, que nos hace ser. Y el Alzheimer del mundo perdido podría seguir generando el ser, el puro ser de la existencia.

No soy una poetisa., soy una persona viviendo con Alzheimer prematuro  y como esa persona, me he hallado aprendiendo el arte de perder, cada día. Perdiendo mis pertenencias, perdiendo objetos, perdiendo el sueño, pero principalmente perdiendo recuerdos.

Creo que trataré de olvidarme que eso ha pasado. Toda mi vida, he acumulado recuerdos, vienen a ser de alguna manera, mi más preciada posesión. La noche que conocí a mi esposo, la primera vez que tuve mi libro de texto, en mis manos. Teniendo a mis hijos, haciendo amistades, viajando por el mundo.

Todo lo que he acumulado en la vida, todo por lo que trabajé, ahora todo eso me ha sido arrancado. Como pueden imaginar, o como pueden saber, esto es el infierno. Pero se pone peor.

 ¿Quién nos tomaría en serio, cuando estamos tan lejos de lo que una vez fuimos? Nuestros extraños comportamientos, nuestros titubeos, cambiando la percepción de nosotros.

Nos convertimos en ridículos, incapaces, cómicos, pero esto no es lo que somos. Esto es nuestra enfermedad, y como cualquier enfermedad, tiene una causa tiene una progresión, y podría tener una cura.

Mi mayor deseo es que mis hijos, nuestros hijos, la próxima generación, no se enfrente, con lo que estoy enfrentando.

Pero por el momento sigo viva, sé que estoy viva. Tengo gente que quiero en serio, tengo cosas que quiero hacer en mi vida. Luchar contra mí, por no ser capaz de recordar cosas. Pero sigo teniendo momentos en el día de pura felicidad y alegría. Y por favor, no piensen que estoy sufriendo. No estoy sufriendo, estoy luchando.

 Luchando por ser parte de las cosas, por seguir conectada con quien fui una vez. Viviendo el momento es lo que me digo, es realmente todo lo que puedo hacer. Vivir el momento y no exigirme demasiado por dominar el arte de perder. Una cosa de la que, si trataré de acordarme, es el recuerdo del discurso que di hoy.

Se irá, sé que lo hará, quizá para mañana, pero significa mucho el hablar aquí hoy, como mi vieja y (ambiciosa, yo) , que estaba fascinada por la comunicación.

 Gracias por esta oportunidad, significa el mundo para mí.” *

Si la pérdida no es un desastre, como dice Elizabeth Bishop, es porque hay una vida digna de ser vivida en la pérdida.

Si el perdido no deja de vivir, surge la pregunta de qué entiendo por vida, para que siga presente, aún en la falta de objetos del mundo.

¿Se puede vivir en un mundo de formas desconocidas?

Por la vía contraria, al ser todas desconocidas, se produciría una simplificación: Hay una sola forma.

En el inconsciente, por ejemplo, no es que no haya tiempo, sino que es un tiempo eterno.

En la literatura antigua de la India no hay una preocupación cronológica, como en la occidental.

Borges entiende que ellos miran el mundo más como una entidad mágica, un mundo de formas simbólicas que se encadenan y se producen unas a otras. Miran más el tiempo de las combinaciones en el camino de los hombres, que el almanaque.

Da a entender que eso corresponde a una mayor sabiduría de vivir, un mayor conocimiento de en qué mundo nos toca vivir.

No es que Freud fuera especialmente pesimista, es que veía que toda ilusión cae.

Quizás sea el conocimiento del santo que siente que sólo hay una forma en el mundo, la que nos hace ser.

Para el santo religioso es Dios, para el psicoanalista lacaniano, el lenguaje.

El lenguaje es un juego de colores, montado sobre una estructura mecánica.

Enfrentado a la visión del mecanismo, por efecto de la pérdida, no por eso deja de ser algo sujetado al lenguaje.

Nos acordamos de aquel cuadro de Dalí en el que, debajo de la lengua de mar que llega hasta la playa, se hallan escondidas, como bajo la alfombra de una aseadora perezosa, un montón de cachivaches.

Y el Alzheimer del mundo perdido podría seguir generando el ser, el puro ser de la existencia.

 

Anuncios

VIDA Y MUERTE.

MACHADO

Antonio Machado

Mi pueblo blanco.

“Si el sacristán ha visto morir de viejo al cura y el cura al sacristán:

…Yo me pregunto para qué nace la gente

Si nacer o morir es indiferente”. ´

Simone de Beouvoir         Simone de Beauvoir:

” ¿Por qué vale la pena vivir con todos sus azares, con todos sus esfuerzos si finalmente nos espera la muerte? ”

Plinio el Viejo, consultor romano, le contesta a través del tiempo:

“Lo que vale la pena es el camino.”

Por todo eso

HEIDEGGER            Heidegger anota que hay que andar:

“Sin temor y sin esperanza.”

No quiere decir que tengamos que andar desesperanzados, melancólicos. Quiere decir que hay que ir sin delirios de inmortalidad.

Nos recomienda desembarazarnos de la tendencia a idealizar las cosas. De aprender a sentir la maravilla de estar aquí, sin llenar todo de una luz demasiado fuerte que hiere los ojos.

horacio    También está Horacio el romano que nos dejó la sentencia:

´Áureas Mediócritas´.

El oro está en el medio.

Rescata la ´grandeza´ de lo pequeño.

El oro está en las pequeñas cosas.

Nos previene también del exceso de brillo de las cosas.

Las cosas brillan por sí solas, por el hecho de existir. Agregarles más brillo hace perder el valor de su existencia.

220px-Retrato_de_Fray_Luis_de_León

Fray Luis de Leon, el español, con su:

´Beatus ille´.

El bienestar en la naturaleza:

….no quiero ver el ceño

vanamente severo

de quien la sangre ensalza o el dinero…. ´

Me quedo pensando en la forma en que describe el ceño de los que están en asuntos de guerra o de negocios.

Lo describe como “vanamente severo”.

Los que tienen las manos sucias de sangre tienen este ´ceño´.

Entiendo que esos tipos no estén para risas, que su gesto sea severo, sin embargo, que sea ´vano…´; no sé qué ´entender´.

Algo vano es algo que sobra. Quizás se refiera al peso moral producido por el pecado cometido, al peso del sentimiento de culpabilidad, de unos principios éticos que han sido violados.

Constata Fray Luis que están condenados a tener un espíritu severo, pesado.

En el ejemplo del asesino napolitano enfrentado al capitán Ala Triste, en la novela homónima.

Entre los dos personajes, ambos asesinos juntos en un equipo por encargo, se ve una diferencia:

En Alatriste, un fondo ético le hace fallar en el trabajo y queda de enemigo con el compañero que no tenía esas consideraciones.

En este nuevo enemigo no va a hallar ningún fondo moral; es un ser al que le resulta indiferente el mal causado en su labor.

Un gesto ´vanamente severo´ es de lo que te liberas en la vida de campo que ama el autor: ´lejos del mundanal ruido´.

Vale decir que para Fray Luis lo vano se extiende a todo lo mundano. No es que no haya cosas serias en lo mundano, sino que todo lo mundano es vano.

Considera banal todo lo que sobra más allá de la vida campesina.

Mientras otros sufren en las pujas citadinas, él toca la flauta bajo un árbol con una copa grande y verde. Bebiendo vino tinto con pan de jamón y tomate.