Archive | agosto 2015

MANDELEANDO. DESEO DE VIDA. El otro existe como creación de nuestra mente.

images

*Achille Mbenbe. Profesor de historia y ciencia política en la Universidad del Witwatersrand en Johannesburgo.

“La prisión será el lugar de una prueba extrema: el confinamiento, el regreso del hombre a su más simple expresión. En ese lugar de máxima indigencia, Mandela aprenderá a habitar la celda en la que pasará 27 años al modo de una persona viva forzada a adaptarse a un ataúd. Por largas y atroces horas de soledad, empujado a las inmediaciones de la locura, redescubrirá lo esencial, lo que yace en el silencio y el detalle. Todo le hablará: una hormiga que corre quien sabe a dónde; la semilla enterrada que muere y rebrota, dando la ilusión de un jardín; el fragmento de un objeto, no importa cual; el silencio de los días monótonos que se asemejan y parecen no pasar; el tiempo interminable; la lentitud de los días, el frío de las noches; el habla tan escasa; el mundo tras los muros del que ya no se oyen  los murmullos; el abismo que fue Robben Island, esculpido en su rostro por el dolor, en sus ojos lastimados por la luz solar que se refleja en el cuarzo, en esas lágrimas que no lo son, el polvo en ese rostro transformado en espectro fantasmal y sus pulmones, en los dedos de sus pies, y por encima de todo esa sonrisa alegre y vivaz, esa postura altanera, erguido, con el puño cerrado y listo para re abrazar al mundo y hacer soplar la tormenta.”*

¿Cuál es el secreto que mora en el desprendimiento que le permitió conservar el deseo de vida?

– Modestamente pensamos – apoyados en la idea del psicoanálisis de la construcción del objeto (casi de su inexistencia) – que fue esto lo que descubrió: los humanos existimos a partir de que el otro existe como una creación de nuestra mente. Esta creación del mundo que permite amarlo aunque se haya perdido.

Anuncios

EUROPA SE DEVORA A SÍ MISMA

uroboros1

Como dice Zizek

En la cuestión de Grecia

Se trataba de un cambio de paradigma

Pero en su lugar optaron por seguir las mismas políticas de siempre.