Archive | julio 2012

VOTAR NO ES PARTICIPAR

CRISIS DE REPRESENTACION

GABRIEL SALAZAR, historiador chileno, en entrevista televisiva del programa Tolerancia Cero.

Imagen

“Votar no es participar porque el representante no ejecuta el mandato que se le entrega.

Todas las encuestas de los distintos sectores políticos e ideológicos dicen lo mismo:

En términos de credibilidad y confiabilidad ciudadana, los políticos, la clase política, tienen menos de un ocho por ciento de confiabilidad.

– ¿Qué significa eso?

– Que estamos viviendo una crisis de representación, que la ciudadanía no cree en la clase política y por eso está pidiendo cambios profundos, está buscando otras vías distintas de la representación ya que no cree en los políticos.

Si tenemos una crisis de representación, ¿qué importancia tiene elegir a este señor o a este otro señor?

Los movimientos sociales por algo existen y tienden a expresar su voluntad por sí mismos y ejercer la soberanía ciudadana porque la soberanía no radica en los políticos, no radica ni siquiera en la ley, radica en la ciudadanía, todo el tiempo.

– ¿Quién la representa?

– Se representa a sí misma.

¿Pero a través de quién?

– A través de las relaciones horizontales, que tiene forma de comunidad, de red social, de grupo, etc. Porque la soberanía es una voluntad colectiva y para que se ejecute y ejerza la voluntad colectiva se requiere deliberación.

– ¿Dónde hay deliberación?

– En la base social.

Se ha acumulado en Chile una memoria histórica y social que no hemos tenido nunca antes. Es memoria de la otra democracia que tuvo muerte por terrorismo militar, que no se olvida. Está viva la memoria de la dictadura, la transición de la democracia con el aburrimiento con los políticos que al mismo tiempo que fueron fieles con la constitución están indiferentes con la ciudadanía. Y está viva la memoria del mercado que es peor que ninguna, que afecta a todos.”

Anuncios

LO QUE HAY QUE HACER ES BAILAR

Imagen

“La vida en última instancia es un baile” es el mensaje de Zorba el griego, personaje de la novela de Kazantzakis.

Después del fracaso de una empresa de explotación minera por una catástrofe  en que se vienen abajo todos los soportes de madera construidos para sacar el mineral, el empresario le pregunta a Zorba qué van a hacer y este le invita a bailar.

Esto simboliza la filosofía de la vida griega: La danza de la renovación de la vida; después del fracaso viene un nuevo día.

Después de la segunda guerra mundial Europa desgarrada vuelve a mirar a los griegos que muestran esta filosofía de la vida a través de sus músicos, poetas, cineastas y novelistas del que Niko Kazantzakis es una muestra.

Dando un largo rodeo nos viene a la cabeza la historia del pueblo negro del Brasil sometido a crónicas necesidades que desarrolla una maravillosa música. También los andaluces de España en épocas de grandes necesidades se quedaban en las tascas de los pueblos cantando hasta altas horas de la noche y cuando unos viajeros de la ciudad les preguntan cómo es posible que tengan ánimo de fiesta, uno de los parroquianos le dice a los otros: Estos de la ciudad además de matarnos de hambre quieren que nos muramos tristes.