Archive | septiembre 2011

“MI HORIZONTE ES MI PROVINCIA”*

Es el título de un artículo en que analizan el porcentaje de españoles que nunca han salido del entorno de su población natal, y de aquellos que no han salido de las fronteras del país.

En mi ideología anti consumista, he sentido desde hace mucho tiempo la pasión por  los viajes como un exceso debido a la moda. No ignoro el interés que puede tener conocer mundo e incluso como médico se lo he aconsejado a pacientes  excesivamente condicionados por su rutina, pero veo inconveniente la pasión   consumista que hace que las personas idealicen los viajes.

Por eso me sentí interesado en estas personas que no salen de su lugar natal.

Mi argumento radical es que si abrimos los ojos tenemos ante nosotros el universo: En la puerta del vagón del metro durante la hora punta, podemos ver todo lo que  se mueve en el mundo.

En un recital de poesía de Joaquín Sabina un asistente le preguntó: ¿Cómo  hace para ver tanta belleza en las cosas cotidianas? Le contesto: Teniendo los  ojos abiertos.

León Felipe muestra en sus Canciones del caminante, todo lo que pasa en el mundo a través de la ventana de una casa de pueblo.

También lo dice en el verso: Amo la velocidad de las montañas y el murmullo del silencio.

También en su teoría anarquista el pintor Fernando Oramas, de Bogotá, decía  que descreía por método del interés de viajar, por lo cual no lo hacía nunca.

Otra memoria es la del dicho de Federico Schmied: el hombre sabio sabe que todo es lo mismo así que no se mueve mucho.

En el poema sobre Manuelita Sáenz, la compañera de Bolivar, de William Ospina, la protagonista dice: Viví entre capitanes de espada, sé que el mundo es humo.

Andrés Bretón definía el hecho de ser culto como tener en la mirada el horizonte de su tiempo, cosa que no está necesariamente en la geografía.

Está bien viajar y también está bien no hacerlo cuando se tienen los ojos abiertos. Y si no se tienen posibles para viajes siempre se puede conversar, psicoanalizarse.

*Título de artículo diario El País, 3.09.2011.

LA NUEVA EDAD MEDIA – PROHIBICIÓN DE PENSAR – Lectura psicoanalítica del tiempo presente.

Cuando estudiamos la historia de Europa nos topamos con la Edad Media, y nos preguntamos ¿media entre qué y qué?:

– Entre el imperio romano y el renacimiento.

Cuando los bárbaros destruyen el acueducto romano, ese imperio, que era una nación de ingenieros se derrumba.

Cuando la cultura, después de los grandes descubrimientos del pensamiento del siglo XIX y XX, en el último tercio de este, entra en una forma de enfocar la realidad que produce una circunstancias que impiden pensar, se acaba la edad anterior – llamada moderna – y entramos en un tiempo oscuro que es la nueva edad de derrumbe de la civilización.

A esto llamamos una nueva Edad Media, cuyo principio es la caída del pensamiento y su final, en caso de tenerlo, no lo conocemos todavía.

Ítems del desarrollo:

– Prohibido pensar.

– Represión del concepto de inconsciente.

– Represión de la teoría del valor.

– Post modernismo.

– Cognitivismo.

– Democracia autoritaria.

– Consumismo.

STÉPHANE MALLARMÉ. ACERCA DE POE. Sobre la filosofía en la poesía.

“El canto brota de manantial innato, anterior a un concepto, tan puramente como reflejar hacia fuera mil ritmos de imágenes. Qué genio para ser poeta; qué rayo de instinto encerrar simplemente la vida, virgen, en su síntesis e iluminándolo todo a lo lejos. La armazón intelectual del poema se disimula y sostiene – tiene lugar- en el espacio que aísla las estrofas y entre el blanco del papel: significativo silencio que no es menos hermoso de componer que los versos.”