Archive | agosto 2011

CONDUCTISMO, COMPORTAMENTALISMO, COGNITIVISMO. ¿Y AHORA QUÉ? ¿TERAPIAS REGRESIVAS? LA NEGACIÓN DEL CONCEPTO DE INCONSCIENTE.

Todo esto es muy interesante, motivo de estudio, de investigación, material apropiado para la observación. Sin embargo las teorías que pretenden sustentarlos no se sostienen sin el concepto de inconsciente.

Existe una mecánica inconsciente que produce las conductas, las que al mismo tiempo se organizan en comportamientos y estos a su vez en sistemas de conocimiento. En estudios de las mismas se denominan correspondientemente, como situamos en el título: conductismo, comportamentalismo, cognitivismo.

El gran obstáculo es: ¿qué pasa cuando se consideran fenómenos producidos por otro mecanismo como si fueran autónomos, como si no estuvieran producidos por nada? Se produce una peculiar confusión, porque es un trastrocamiento de términos que no puede salvarse sino continuando, haciendo la confusión mayor cada vez, en una huída hacia adelante, ya que de otro modo su edificio se caería.

Su desmoronamiento es una parte de lo que está en juego en el problema, pero hay todavía una inquietud mayor, que es a qué sujeto lleva este camino.

Las concepciones teóricas sobre el sujeto van produciendo variaciones en éste, por lo cual el mayor interrogante es qué le va a pasar. ¿Derrumbarse?

En cuanto a las “terapias regresivas”, tiene el aspecto de ser un eslabón más de la cadena de estas sucesivas concepciones.

Anuncios

SABATO. LA METAFÍSICA DEL TANGO.

“La metafísica está en la calle, afirmaba Nietzsche”, nos dice Sábato en Entre la letra y la sangre, defendiendo el uso del concepto y la palabra metafísica.

“¿Cómo si no podríamos llamar a esos problemas últimos de la condición humana que son la muerte, la soledad, el sentido de la existencia, el ansia de poder, la esperanza o la desesperanza?”

“En las letras del tango se encuentra siempre el paso del tiempo como también la angustia del hombre ante la soledad y el sentido de la existencia. Un pensamiento triste que se baila, como dictaminó Discépolo, uno de sus grandes creadores. Poetas de la calle que hacían metafísica sin saberlo.”

ESTANISLAO ZULETA. EL SIGNIFICANTE EN LA LITERATURA. LOS CLÁSICOS LITERARIOS.

“Estanislao Zuleta, maestro de la literatura”. Álvaro Bautista. En “Coloquios. Estanislao Zuleta”. Edit. Fundación Estanislao Zuleta. Cali. Colombia. Novbre. 2000. Pág. 91:

“…. Zuleta estaba ampliando o mejor, redefiniendo los clásicos. Tengo la honda impresión de que Zuleta presentó otro paradigma y con ello provocó una nueva configuración de las ideas en la cultura colombiana. Y este paradigma puso en comunicación a los clásicos aceptados con otros más extraños…. a Shakespeare con Tolstoi, a Dante con Proust, a Freud con Cervantes, a Nietzsche con De Greiff.

Encontraba hermandades donde menos se veían. En este camino siempre le gustó separar lo que estaba unido de manera frágil y asociar aquello aparentemente lejano.”

“Muestra cómo Hemingway y Faulkner, a pesar de su coincidencia generacional, son distintos. Siempre mediante un método que no se apresuraba a pensar que el uno era mejor que el otro. Aplicaba el lema que expuso Robert Musil en su discurso de homenaje a Rilke: La grandeza  de un escritor se sitúa por encima de cualquier graduación y es siempre absoluta, por lo que jamás excluye el valor y significado de otro.

Dedicó gran parte de su vida a mostrar que Marx y Freud eran complementarios. Unir a Freud y Marx es hoy agua potable, pero en los años sesenta y setenta era un esfuerzo inaudito que tenía la finalidad de  ampliar los estudios sociales a terrenos vedados por el dogmatismo de los marxistas y la pulcritud de los freudianos.”

En esta forma de asociar lo que no parece ser asociable por sus temas,  Zuleta habría priorizado la asociación entre significantes, entre los puntos de inflexión de los textos y del pensamiento, más que de las ideas.

Con ello privilegia lo humano, el encadenamiento o fundamento inconsciente del psiquismo, común a todos, más allá de las diferencias de ideologías y culturas.

Creo que propuso una polisemia del sentido, un pensar distante de la idea absoluta. Una posición anti dogmática acotada por la asociación inconsciente, en este sentido freudiana.

Redefiniendo los clásicos, propuso un ejercicio de pensamiento creativo.