Archive | octubre 2010

EL TEMOR DE EXISTIR

Hay algo tremendo en la vida del humanito para lo cual el rincón sagrado de los íconos es esencial. Gracias a éste, el temblor se calma.

El filósofo Heidegger lo llamaba el temor de existir.

Anuncios

CITA A E. ZULETA. Conferencia “EL ELOGIO DE LA DIFICULTAD”. 1980. Cali. Colombia.

Hablando de la idealización:

“Lo que ocurre cuando sobreviene la gran desidealización, no es generalmente que se aprenda a valorar positivamente lo que tan alegremente se había desechado o estimado sólo negativamente.

Lo que se produce entonces casi siempre, es una verdadera ola de pesimismo, escepticismo y realismo cínico. A la desidealización sucede el arribismo individualista que además piensa que ha superado toda moral por el sólo hecho de que ha abandonado toda esperanza de una vida cualitativamente superior.”

Se pasa de la idealización de un valor, a su rechazo. Como no era maravilloso y perfecto, ahora no es nada. Caída en los extremos. Falta de realismo, afectividad infantil, simplismo, falta de idea de complejidad.

El autor nos propone la vida como lucha, advirtiéndonos de la caída fácil en los ideales de la felicidad absoluta.

Reivindica el deseo y la búsqueda como la forma realista de vivir. Con ello hay futuro y también presente. El presente es la búsqueda y el futuro el proyecto por mejorar las condiciones de la búsqueda.

ELOGIO DE LA DIFICULTAD. ESTANISLAO ZULETA.

Así comienza la conferencia de Estanislao Zuleta pronunciada al recibir el título de Doctor Honoris Causa en Psicología de la Universidad del Valle, ciudad de Cali, Colombia:

“La pobreza y la impotencia de la imaginación nunca se manifiesta de una manera tan clara como cuando se trata de imaginar la felicidad. Entonces comenzamos a inventar paraísos, islas afortunadas, países de cucaña. Una vida sin riesgos, sin lucha, sin búsqueda de superación y sin muerte. Y, por tanto, también sin carencias y sin deseo: Un océano de mermelada sagrada, una eternidad de aburrición. Metas afortunadamente inalcanzables, paraísos afortunadamente inexistentes.

Todas estas fantasías serían inocentes e inocuas, si no fuera porque constituyen el modelo de nuestros anhelos en la vida práctica.”

LAS CERTEZAS DEL YO

Las afirmaciones del yo se acompañan de un sentimiento de certeza. Cualquiera de sus contenidos, mas allá de que sean sometidos a la crítica de la razón, en el momento en que son pensados se viven de esta manera.

¿Cuál es la razón de que ocurra esto?

Lo contestamos desde la teoría del significante de Lacan.

Desde su punto de vista, el inconsciente funciona como una ruedita formada por eslabones de colores – hablamos de los símbolos del lenguaje – que va  cambiando permanentemente la combinación entre sus partes. Con cada combinación, el Yo halla un sentido.

Como este sentido es producto de esa movilidad, cuando emerge en el Yo es como si este dijese “por fin puedo cogerme a algo, esto no me lo pierdo”.

Así, las certezas de nuestro pobre yo, están sometidas al viento del cambio constante de la ruedita de significantes.