Archive | octubre 2009

“PILLADA EN LA CAMA CON SU EX MARIDO”

Me ha dejado “pillado” este título que acabo de ver en internet, no sé por qué he sentido que se reúnen en esa frase el cruce de varias ideologías desde la que se mira la sexualidad.

Por un lado me produce una sensación extraña que se diga que ha sido pillada con el ex, cuando lo que estamos acostumbrados a decir o escuchar es que ha sido pillada o pillado con “otro”, vale decir con una persona que no es su pareja.

Entiendo que este edicto está entre medias de ser pillado con otro y ser pillado con la pareja. A lo mejor es algo cercano a ser pillado consigo mismo en acción masturbadora tal vez, o sencillamente sólo caminando por la calle. Esto sería algo de lo que podría decirse también ser pillado en falta.

Pillado en falta con uno mismo o en un acto de infidelidad matrimonial por lo tanto, lo que queda claro es que acostarse con la pareja no es ninguna falta. Esto queda claro, trataré de no olvidarlo.

Luis Schnitman

Madrid. 11.09.2009

EL SIGNIFICANTE Y LA MUERTE

“El asilo donde descansa el hombre

de su marcha hacia la muerte”.

De “Afrodita”. Pierre Louys

La fuerza infinita del deseo proviene del vaivén del significante que en la alternancia entre la sustitución y la presencia no tiene términos medios.

En el decir de Lacan “Un significante es lo que representa al sujeto para otro significante”.

Re-presenta equivale a decir que tiene como función presentar una y otra vez al sujeto en medio del deslizamiento de la cadena de los significantes. Si el significante nuevo no le dijera al sujeto quién es, este se perdería. El sentido insiste pero no consiste en el significante.

En este sentido todos tenemos que ver con la muerte; en este sentido no hay humanito más sabio ni más profundo que otro, porque cualquier posición que se tome en la vida es en relación con la muerte. ¿Cual sujeto seré en cada momento? ¿El renacido o el que ya no es?

Porque la elección está en cada paso del pensamiento, en cada palabra, ya que en el giro de la ruedita de los significantes, el paso de uno a otro deja al sujeto en la desaparición. El significante lo hace desaparecer y reaparecer al momento siguiente.

Desaparición y reaparición del sentido, presentación y ausencia del sujeto. Esta ausencia a cada paso es lo que lo relaciona con la muerte en su esencia de desaparición. El deseo al elegir la reaparición lo salva de la depresión.

Luis Schnitman

Madrid. 3.10.2009